Setas, solas y en compañía

Setas, solas y en compañía
Setas, solas y en compañía
Setas, solas y en compañía
Setas, solas y en compañía
Setas, solas y en compañía
Los amantes de las setas ven en las lluvias de finales de verano y principios de otoño una oportunidad para degustar estos hongos tan y tan apreciados.

Níscalos, negrillas, rebozuelos y cepas, entre otras setas, figuran entre las propuestas culinarias de la temporada. Algunos, salteados, se convierten en un plato exquisito, mientras que otros pueden servir para acentuar la intensidad de un plato de carne de Osona, como es el caso del filete de ternera de Osona con risotto de Idiazabal, espárragos, tocino ibérico y setas de Celebra Masramon.

Las setas son un producto arraigado en la comarca de Osona, rica en bosques de frondosas -robles, hayas y encinas- y en bosques de coníferas –pino silvestre y pino negral-. Y es que, entre las setas más conocidas en Cataluña, hay el níscalo, frecuente entre los bosques de coníferas.

Pronto las setas darán paso a las castañas, el fruto seco que nos avisa del inicio del mes de noviembre y de la llegada de los “panellets”.