En verano, los campos huelen a pan de payés

En verano, los campos huelen a pan de payés
En verano, los campos huelen a pan de payés
En verano, los campos huelen a pan de payés
En verano, los campos huelen a pan de payés
El verde de la primavera ha dado paso al amarillo del verano, indicando que el trigo ya está listo para segar. Es del grano de este trigo de dónde saldrá la harina que se utilizará para hacer el tradicional pan de payés.

La harina se mezcla con agua y fermentada a temperatura elevada da forma al tradicional pan de payés. Ese pan que antiguamente se guardaba en el cajón del pan días y días hasta que ya no quedaba ni una migaja.

En Celebra Masramon elaboramos nuestro pan de payés. Es esponjoso, sabroso y, al igual que el pan de payés de toda la vida, es irresistible al paso del tiempo. Una vez cortado y guardado en una bolsa de tela, de papel o de plástico puede aguantar casi una semana. El pan payés está bueno recién hecho y unos días después. Y es que una rebanada de pan de payés apetece a cualquier hora del día.